Como elegir gafas para mi hijo

De acuerdo con las estadísticas, aproximadamente uno de cada cinco niños necesita gafas. A primera vista, el color y la moda son los factores más importantes en la elección de las gafas para niños. Después de todo, su hijo/a deberá tener una sensación positiva de las gafas. No obstante, como padre, deberá tener en cuenta otros detalles a la hora de escoger las monturas para su hijo/a. Estos son nuestros consejos:



Es evidente que, en la medida de lo posible, deberá dejar a su hijo decidir qué monturas son las apropiadas para él. Si el color es apropiado, su hijo también estará motivado y orgulloso de llevar las gafas. El aspecto de las monturas deberá favorecer a su hijo y él se deberá sentir bien cuando las lleve puestas y que no le parezcan extrañas. Básicamente, los niños también tienen las mismas expectativas que los adultos en lo que a monturas se refiere. Sin embargo, el ajuste es más importante. Las gafas para niños deberán ser cómodas y asentarse perfectamente, sin resbalar. Este es un criterio especialmente importante para bebés y niños pequeños.


El ajuste apropiado.



Las monturas no deben ser ni demasiado grandes ni demasiado pequeñas, la libertad de movimiento de su hijo no debe quedar limitada por las gafas. El tamaño de las gafas depende del tamaño de las órbitas de los ojos y de la distancia entre los ojos del niño. Asimismo, es importante que las gafas no se asienten en las mejillas ni produzcan marcas de presión o molestias. Además, no deben ser más altas que las cejas ni más anchas que la cara. En general: cuanto más pequeñas son las monturas, menos van a molestar a su hijo. Al mismo tiempo, las lentes deben ser lo suficientemente grandes para que su hijo pueda ver cómodamente en todas las direcciones.


Materiales.

El material utilizado para las monturas debe ser apropiado para el impulso natural de movimiento de los niños, lo que significa que deben ser resistentes, a prueba de roturas y ligeras.

Algunos niños sufren alergias, en especial al níquel. En este caso, las monturas fabricadas a partir de titanio puro serían una buena elección.


 Varillas y puentes.

Las varillas no deben causar una presión incómoda y las gafas deben poder colocarse en la posición correcta. Las bisagras de muelle son resistentes y garantizan una larga vida útil. En caso de torcer las gafas, esto no implica que resulten dañadas.

Las varillas deportivas también pueden ser una opción. Estas varillas son flexibles y se ajustan perfectamente a las orejas de los niños. Deben llegar hasta el lóbulo de la oreja y estar cubiertas con plástico blando.

El puente de las gafas para niños debe tener la máxima superficie de contacto posible. Cuanto más pequeños es el niño, más importante es, ya que los niños pequeños no tienen un puente nasal bien definido sobre el que se puedan asentar las gafas. Así, el peso de las gafas se distribuye mejor. 



Gafas deportivas.


Existen gafas especiales para actividades deportivas para los niños que, dependiendo del modelo, están fabricadas completamente con plástico, con varillas sin bisagras. Una tira elástica en las varillas colocada alrededor de la parte trasera de la cabeza también puede garantizar que las gafas se asienten de forma segura.

Si a su hijo le gusta mucho nadar, vale la pena adquirir unas gafas de natación con lentes graduadas.

DIRECCIÓN

Av. Fray Bartolome de las Casas 236, Col. el Roble, San Nicolas de los Garza.

66450, N.L.

HAZTE SOCIO
SOCIAL
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

ENVÍO INMEDIATO

© 2000 by Visual Care Optica